La materia tributaria, sin duda, representa hoy en día uno de los grandes problemas para la administración de las empresas. Los impuestos repercuten directamente sobre la rentabilidad del negocio y por eso elegir entre las figuras de monotributista o responsable inscripto es una decisión a la que debes prestarle atención.

La legislación tributaria presenta en la actualidad una elevada complejidad, que va evolucionando día tras día, lo cual dificulta cada vez más el proceso de liquidación impuestos. Pero en SM Estudio Contable podemos ayudarte con todo lo referente a inscripciones impositivas, asesoramiento contable, liquidación de impuestos, entre otros servicios.

Ahora bien, las variables para elegir entre monotributista o responsable inscripto dependerá de muchas razones, pero existen lineamientos que pueden ayudar a tomar una decisión acertada para pagar lo menos posible.

A modo de ejemplo, podemos citar el caso de un emprendedor que reúne todas las condiciones necesarias para inscribirse como monotributista, pero resulta que esta persona tiene la posibilidad de prestarle sus servicios a un conjunto de empresas que como requisito le solicitan que les emita facturas tipo “A”, es decir, que les facture como responsable inscripto.

Aquí, si lo vemos desde el punto de vista impositivo, en principio podríamos pensar que como reúne los requisitos, esta persona debería anotarse en Monotributo atento que como es sabido, el costo impostivo resultaría menor que el que tuviera si se inscribiera como responsable inscripto.

Mientras que si lo vemos desde el punto de vista comercial, claramente la decisión correcta sería inscribirse como responsable inscripto, ya que si bien tendrá un mayor costo impositivo, podrá acceder a esos clientes que siendo monotributista no podría acceder, y el resultado final será de todas maneras una mayor ganancia.

En SM Estudio Contable te ayudamos a determinar cuál es el régimen que mejor se adapta a las necesidades de tu negocio pensando siempre en aquel que además te genere el menor costo posible.

Ventajas del Monotributista

El monotributista goza de una facilidad que le ofrece la AFIP a los pequeños contribuyentes. Se trata de un pago fijo mensual en el que se incluyen tres componentes:

  • Impostivo: que reemplaza a la liquidación del I.V.A. y del Impuesto a las Ganancias.
  • Social: Acceso a una Obra Social (prestación médica) 
  • Previsional: Aportes al Sistema de Seguridad Social (jubilación) 

Las ventajas son, entre otras: 

  • No se hace declaración jurada mensual del I.V.A. ni declaración jurada 

anual del Impuestos a las Ganancias.

  • Es más económico para los pequeños contribuyentes.
  • El componente impositivo en el precio de venta es menor.
  • El costo mensual es previsible ya que se pagará la misma cuota todos los meses hasta que se realice la próxima recategorización.
  • Con un aporte adicional puede incluirse a hijos, cónyuges y otros familiares a cargo en la cobertura y brindarles cobertura de salud (obra social)

Desventajas del Monotributista

Ser monotributista también tiene desventajas y/o limitaciones, entre las que podemos mencionar:

– No se puede utilizar el crédito fiscal de las compras.

– Límite de facturación y gastos.

– Existe un tope máximo anual para mantenerse en el régimen de:

  • Ingresos
  • Alquileres Devengados
  • Superficie afectada a la actividad
  • Energía eléctrica consumida

– Precio máximo unitario de venta de los productos comercializados.

– Se puede tener únicamente hasta tres actividades simultáneas y/o hasta 3 unidades de explotación.

– Es más difícil el acceso al crédito mediante entidades bancarias.

Ventajas Del Responsable Inscripto

Bajo esta figura se está inscripto en el régimen general y se liquidan los impuestos en forma individual. Los cuales son: I.V.A., de manera mensual, y  Ganancias de manera anual. Adicionalmente se realiza el pago de Autónomos, que es una suma fija mensual destinada al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

Ventajas del Responsable Inscripto:

En este caso las principales ventajas son:

  • Poder tomar el Crédito Fiscal del IVA cuando se compran mercaderías o materias primas.
  • No existen límites de sucursales o unidades de explotación, espacio físico o energía consumida, precio máximo de los productos comercializados ni limitaciones en el cuanto al monto de alquileres abonados.
  • En el caso de las PYMES, es más sencillo poder acceder a líneas de crédito.
  • Retrasar el pago de ganancias.

Desventajas del Responsable Inscripto:

Sin embargo, también existen desventajas el régimen general y la enumeramos a continuación:

  • Se debe declarar y abonar mensualmente, de corresponder, el IVA.
  • Se debe calcular el Impuesto a las Ganancias anualmente.
  • Mayor control por parte de la Administración Pública
  • Los costos de gestión y honorarios profesionales son mayores dado el mayor volumen de trabajo.
  • Mayor composición impositiva en el precio de venta.
  • No se tiene acceso a una Obra Social con el pago de la cuota de Autónomos ya que en esta cuota sólo se aporta al sistema jubilatorio.

En síntesis:

Como puedes ver la decisión entre ser monotributista y responsable inscripto dependerá en gran medida de tu actividad económica y la cantidad de ingresos y gastos que tengas.

En ese sentido, si se trata de un emprendimiento o un negocio con montos menores de facturación quizás la opción del monotributo será la mejor opción. 

Por otra parte, al cambiar de monotributista a responsable inscripto hay que saber que se abren mayores posibilidades para expandirte en tu negocio sin limitación alguna.

En SM Estudio Contable podemos ayudarte en la asesoría y en todo lo relacionado al pago de impuestos y materia tributaria para que puedas estar al día y tu empresa sea más productiva y rentable.


0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat